La eficiencia energética

21 julio 2015

Buscar el consumo eficiente, el ahorro y cuidar el medio ambiente. La energía es necesaria, como también lo es no despilfarrarla y apostar por las energías renovables. Estos son algunos de los motivos por lo que en  Junio de 2013 entró en vigor la nueva normativa sobre certificación de la eficiencia energética de viviendas. El certificado determina la calidad de la vivienda desde un punto de vista de ahorro energético, desde la A (Favorable) a G (Desfavorable). Es obligatorio para vender o alquilar viviendas y se debe poner a disposición de los compradores o arrendadores de edificios o de parte de los mismos. Además, esta evaluación tiene que ser realizada por un técnico competente con estudios de arquitectura o ingeniería.

Ya han pasado dos años desde su implantación, y los resultados no son precisamente alentadores. Un informe del Ministerio de Industria ha examinado más de un millón de viviendas para saber si los hogares españoles derrochan mucha energía. El resultado es que el 84% presentaba una calificación energética negativa. Es decir, ocho de cada diez edificios obtienen una calificación energética de D y G en consumo y emisiones. Pero el problema también se da entre las nuevas viviendas: un 42% logra una calificación E o inferior y un 33% logra un aprobado raspado al obtener un rango D.

Fondo-Nacional-de-Eficiencia-Energética

¿Qué edificios se deben certificar?

 Por lo general, todos los inmuebles disponibles para la venta o el alquiler. La normativa incluye algunas excepciones en cuanto a los edificios que deben solicitar el certificado, aunque la mayor parte no representan al actual parque de viviendas.

Así, por ejemplo, no resulta obligatorio para los pisos arrendados durante menos de cuatro meses, edificios aislados con menos de 50 metros cuadrados útiles, edificios y monumentos protegidos en los que se altera su carácter o aspecto, lugares de culto o religiosos, construcciones provisionales (para menos de dos años) y la parte no residencial de edificios industriales y agrícolas.

Por su parte, será obligatorio para todos los edificios de nueva construcción y también cuando se haga una rehabilitación o reforma de edificio con una superficie útil superior a 1.000 metros cuadrados, que afecte a más del 25% del total de sus cerramientos.

¿Quién tiene la obligación de contratar y pagarlo?

 El propietario del edificio completo, vivienda o local destinado a uso independiente o de titularidad jurídica diferente será el responsable de encargar, conservar y presentar el certificado.

¿Cuáles son las sanciones?

 La ley establece sanciones que oscilan desde los 300 euros a los 600 euros en el caso de las infracciones leves, de los 601 a los 1.000 euros en el de las graves y de los 1.001 a los 6.000 euros para las muy graves.

¿Cuándo se tiene que entregar el certificado?

 Los propietarios que deseen vender sus pisos deberán poner a disposición de los compradores este título en el momento en el que se efectúa la operación, mientras que en el caso de los alquileres el casero deberá entregar una copia al inquilino. Es decir, no se puede solicitar el certificado una vez que se ha realizado la venta o el arrendamiento del inmueble. Este certificado tendrá una validez de diez años.

¿Podrá cerrarse una compraventa sin certificado?

Si el vendedor no dispone de certificado y el comprador está informado y da su consentimiento, se podrá realizar la transacción sin contar con el certificado.

echeman-certificado-eficiencia-aragon

Sí, podemos pensar que esto es otra “ITV” más, otra forma de recaudar dinero por parte de las autoridades para que un sector dañado como es el de la construcción no se venga abajo. Puede ser que si o puede ser que no…pero desde nuestro punto de vista, los edificios necesitan un mantenimiento preventivo y no el correctivo que se ha venido realizando hasta la fecha. Los que nos dedicamos a esto no dejamos de sorprendernos por el lamentable estado de algunas edificaciones. Realmente parece increíble que podamos vivir en esas condiciones, pero lo hacemos. A veces,  pensamos que nuestra casa empieza desde la puerta de nuestra vivienda, y no, nuestra casa empieza desde la puerta del portal de nuestro edificio.

Para más información:

varo@varoconstruccion.com

676 960 233

Fotografías en los siguientes enlaces:

Foto 1

Foto 2

Foto3

Si lo deseas, puedes compartir esta información.