Aislamiento e impermeabilización ecológica

29 junio 2015

En la construcción, el agua es uno de los principales enemigos. La humedad en un edificio puede ser la responsable de la degradación de elementos estructurales, cubiertas, fachadas, etc… y además puede causar graves riesgos de salud (moho). Las filtraciones de agua desde el techo pueden causar muchos problemas y pueden costar mucho dinero para arreglarse (si no se detectan a tiempo).

Una buena solución de impermeabilización impide completamente el paso del agua. Además protege y aísla las superficies del edificio sellándolas de la humedad. Una superficie protegida de los efectos adversos de la intemperie impide en las fachadas, piscinas y muros exteriores la rotura por congelación y reduce la pérdida de calor en la vivienda.

A continuación os mostramos una solución de impermeabilización ecológica, soluciones al alza y que desde nuestro punto de vista debemos de tener cada vez más en cuenta, por su limpieza y sobre todo por su respeto con el medio ambiente. En Varo Construcción hemos empezado a colaborar con empresas dedicadas a la fabricación de este tipo de productos.

EL CORCHO PROYECTADO

El corcho para proyectar (corcho proyectado) es un revestimiento compuesto por una mezcla de materiales basados en el corcho triturado en polvo. El corcho en polvo se disuelve en una solución con celulosa, una emulsión acrílica en base agua y con los pigmentos orgánicos e inorgánicos que le otorgan el color según catálogo.

El corcho para proyectar es un desarrollo de la empresa española Subertres que acogió la patente del ingeniero italiano Vittorio Bonacini. Este material ecológico y renovable empleado como revestimiento es realmente innovador por ser impermeable, transpirable, elástico, aislante térmico y acústico.

Foto 1

Corcho proyectado en el suelo de una terraza

Se aplica con una pistola de pulverización industrial y un compresor de forma que pueden tratarse múltiples superficies ya sean fachadas, suelos, tejados, terrazas, paredes, etc. La capa de corcho queda pegada a la superficie y aporta una solución de larga duración tanto para las humedades, como para la  protección termoacústico e impermeabilización.

Aplicaciones

1. Insonorización y aislamiento acústico

Para determinadas aplicaciones específicas, como es el aislamiento acústico el corcho proyectado aporta sus beneficios para intervenciones que requieran de aislamiento acústico en la edificación. El corcho es un buen material para el aislamiento acústico cuando se le incrementa su densidad ya que el ruido se atenúa por la densidad del material. En cierta medida y de acuerdo con las pruebas de laboratorio demuestran también su idoneidad para atenuar el ruido de baja frecuencia cuando se aplica sobre los paneles de yeso laminar.

2. Humedades por capilaridad o condensación

Las humedades por capilaridad en paredes es una patología muy común cuando el cemento o el yeso envejecen y sobre todo cuando hay mucha humedad en el terreno que provoca que está ascienda por los poros de materiales que originan las manchas, los desconchados y las eflorescencias que destruyen los muros. Las humedades por condensación aparecen sobre la cara interior en los tabiques cuando su temperatura es inferior a la del rocío y entonces provoca que el vapor de agua del ambiente se condense sobre el revestimiento que está más frío. El resultado son las típicas manchas oscuras producidas por la aparición de hongos y el típico olor de ambiente cerrado.

El corcho proyectado es otra de las opciones pues también es poroso, con una elevada adherencia y resistente al envejecimiento causado por el agua y los rayos UV. Para tratar  las humedades por capilaridad el corcho para proyectar es una solución muy interesante ya que además otorga un acabado estético (pues se fabrica con una amplia gama de colores). Al no afectar a la transpirabilidad de la pared las humedades desaparecen.

3. Impermeabilización de cubiertas y terrazas

En las técnicas de construcción convencional, los acabados de cubiertas y terrazas se realizan recubriendo el soporte estructural de hormigón con una tela de material asfáltico o caucho y encima se le coloca el material transitable, habitualmente losetas. Con el paso de los años la dilatación-contracción a la que está sometida los materiales de la cubierta terminan rompiendo la tela impermeable. El resultado son las humedades en el techo bajo cubierta.

Foto 2

Impermeabilización de un viejo tejado con corcho proyectado

La opción del corcho para proyectar es algo más barata que otras soluciones, es de por si transitable, es de rápida de aplicación y permite escoger entre una amplia posibilidad de colores  que personalizan la estética del lugar. El corcho proyectado tiene también una alta durabilidad.

4. Restauración de fachadas

Las fachadas es uno de los elementos de los edificios que más sufre con el paso del tiempo dado que está sometido a los efectos del agua de lluvia y la radiación solar. El paso del tiempo degrada los materiales del revestimiento ya sea a base de hormigón o similar,  y se producen fisuras, grietas o desconchados que afectan a las propiedades de aislamiento térmico y antihumedad que debería realizar cualquier fachada. Para la rehabilitación de fachadas, el corcho para proyectar es muy interesante sobre todo por las características de este como aislamiento termoacústico. Este material bien aplicado permite eliminar también los puentes térmicos por los que se fuga el calor de un edificio.

5. Encapsulamiento de amianto o fibrocemento (uralitas)

El amianto (conocido como fibrocemento o uralitas) fue un material constructivo muy empleado desde los años cincuenta y que luego con el paso de los años se verificó que era altamente nocivo (cancerígeno) para la salud de las personas. Lamentablemente, su prohibición definitiva no llegó hasta finales de los años noventa. En el caso de rehabilitación del edificio, la ley obliga a sustituir el amianto que pueda existir por parte de empresas autorizadas. También exige medidas para encapsularlo para evitar que desprenda las microfibras tóxicas. En este caso el encapsulamiento de amianto o cubiertas de fibrocemento (uralita), es otra de las aplicaciones del corcho para proyectar; aplicación para la cual el corcho proyectado ha obtenido el certificado como producto idóneo para encapsular el amianto. El corcho para proyectar permite crear una película sobre el fibrocemento o amianto de forma que evita la dispersión de las fibras microscópicas tan peligrosas que desprende el amianto y que desde 2001 está prohibida en España y el resto de Europa su comercialización.

En síntesis, el corcho para proyectar es un material de mínimo coste energético y máximo confort aplicable en la arquitectura de bioconstrucción, es decir la que usa materiales ecológicos y respetuosos con el entorno. También es aplicable en edificios que quieran cumplir estándares de ahorro energético. El corcho proyectado es una opción ecológica y de bajo coste que hay que conocer y considerar dada la necesidad de rehabilitar edificios dotándolos de sistemas de aislamiento termoacústico e impermeabilización para ahorrar energía y costes de mantenimiento.

Para más información:

varo@varoconstruccion.com

676 960 233

Información recogida en los siguientes enlaces:

http://www.impermeabilizaciones.eu/la-importancia-de-la-impermeabilizacion/

http://www.terra.org/categorias/articulos/el-corcho-proyectado-termoacustico-impermeable-y-ecologico

Si lo deseas, puedes compartir esta información.